POLITICA

Desde el Frente Amplio y el Movimiento Sin Tierra condenan la destitución de Dilma

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someoneShare on LinkedInPrint this page

La senadora uruguaya por el partido Frente Amplio de Uruguay, Lucía Topolansky y el dirigente del Movimiento Sin Tierra de Brasil, Joaquín Piñerof, coincidieron en condenar la destitución de la Presidenta brasileña Dilma Rousseff y su gobierno.

En diálogo con Ida y Vuelta Nacional, Topolansky recordó que el proceso de impeachment se inició con el informe de tres abogados discutiendo mecanismos presupuestarios que estaban archivados, y que involucraban al ex Presidente de la Cámara de Diputados, Eduardo Cunha. Y que precisamente Cunha fue quien promovió el impeachment para evitar que se lo investigara, aunque luego terminó destituido al igual que Dilma. La legisladora lucia topolanskyremarcó el accionar de la prensa hegemónica brasileña que azuzó la temática de la corrupción y el momento económico negativo de Brasil, como detonantes de la crisis. Entre otras causas, también apuntó a las diferencias entre Lula y Dilma a la hora de negociar con los distintos sectores políticos -en detrimento de Dilma-, y cierto distanciamiento del gobierno destituido con el pueblo. Por último llamó a “mirar lo más objetivamente posible la historia de estos sucesos  y aprender de ellos”.

Por su parte, Joaquín Piñero, referente del Movimiento Sin Tierra de Brasil, dijo que las calles de su país “están tomadas desde que se anunció el golpe”.

“En todas las capitales tenemos mucha gente en las calles y empieza todo un proceso de represión muy fuerte, principalmente en los estados gobernados por los Gobernadores de la derecha que son los que apoyaron todo el golpe”, dijo, asegurando también: “Vamos a seguir el proceso de movilización en las calles y en las carreteras”.

También diferenció la estrategia de los sectores sociales que componen su moJOAQUIN PIÑEROvimiento de la que llevaría adelante el Partido de los Trabajadores: “Nosotros, de los movimientos sociales, estamos más preocupados en hacer primero un gran frente en contra del golpe y en defensa de la democracia, y pensar un proyecto de país más que pensar en nombres y elecciones, pensar en torno de un proyecto de país, de desarrollo de país. Pero Lula y los partidos están pensando más en las elecciones de 2018”, remarcó, aunque de todos modos reconoció el liderazgo todavía vigente de Lula Da Silva.